Incidentes otra vez en el derby de Belfast

linfield    glentoran

Las grandes portadas a lo largo del dia de hoy llevan consigo las imágenes del Old Firm, es decir, el derby político-religioso por excelencia en Glasgow, donde los protestantes del Rangers han caído en Ibrox Park ante el archienemigo de siempre: los católicos del Celtic, merced a un golazo del delantero australiano Scott McDonald.

Sin embargo, hay que destacar los lamentables incidentes que el viernes otro derby ha provocado en un rincón del Reino Unido para muchos todavía desconocido: Irlanda del Norte. En su capital, Belfast, se mezclan también diferentes sentimientos y no siempre los problemas surgen entre seguidores de equipos que representan diferentes confesiones religiosas y así achacar los disturbios al sectarismo religioso.

Así, ayer tuvo lugar el choque entre sus dos equipos más representativos de la comunidad protestante: Glentoran contra Linfield. O lo que es lo mismo, los glens, que juegan en su estadio, The Oval, en el este de la ciudad, y los blues, que disputan sus partidos en Windsor Park (casa también de la selección nacional), en el suroeste de la ciudad y no muy lejos del área universitaria de la Queen´s University.

Como digo, son los dos equipos que más aficionados aglutinan, con más trofeos e historia a nivel doméstico e internacional, y coincide en que ambos son representativos de la comunidad protestante. De hecho, el presidente del Glentoran es un marcado líder de las marchas protestantes de Julio que tantos problemas han causado siempre, y los hinchas del Linfield estan hermanados con sus vecinos del Rangers escocés. Esto podría significar que no se preven incidentes en sus partidos….¿o sí?. Pues lamentablemente sí que hay un amplio historial de violencia cuando juegan entre ellos.

El partido en Boxing Day fue en Windsor Park y el Linfield venció por 3 a 0, ante unos 10.000 espectadores. En las postrimerias del primer tiempo, unos 70 aficionados del Glentoran, rompieron el cordón de seguridad y empezaron a lanzar todo tipo de objetos a los hinchas locales situados cerca de ellos, rememorando otra vez escenas dantescas en las gradas. De la gravedad de la situación destaca que se usaron cohetes (como el que segó la vida de un niño en Sarriá en 1992), uno de los cuales ya impactó en un jugador del Linfield, Conor Hagan, hace un par de meses en la final de la County Antrim Shield ante el Cliftonville (estos sí, católicos).

El árbitro Michael McLaughlin detuvo el choque en el descanso y sólo lo reanudó cuando los antidisturbios se aseguraron de tomar las gradas. Si bien los hechos fueron muy graves, vienen a refrescar la memoria de los incidentes de hace un par de temporadas. Sin embargo, el día de más infamia de la historia reciente del fútbol norirlandés fue el 23 de abril de 2005 en The Oval cuando Chris Morgan, delantero del Glentoran que había jugado en el Linfield anteriormente, anotó el tanto definitivo para los de casa. Eso provocó que los hinchas invadieran el terreno de juego y dirimieran sus diferencias a palos en el mismo césped.

incidentes_linfield_glens1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: