O´Neill sigue haciendo amigos

No me cae bien Martin O´Neill. Uno de esos personajes del fútbol a los que les he pillado manía y no puedo con ellos. No tiene nada que ver con el tema exclusivamente deportivo o profesional, sino más bien con el exceso de gesticulación, teatralización, aspavientos, expresividad, histeria y demás parafernalia que suele acompañar al norirlandés cuando se sitúa en la banda de pie para dirigir a su equipo. La misma razón por la que no podía ni ver a Fernando Vázquez (ex técnico de la SD Compostela y RC Celta entre otros) con sus ridículas carreritas al celebrar los goles que marcaban sus equipos y que eran vendidas por la prensa afín como una anécdota graciosa, o a Ronaldinho, que el día que hace dos años le expulsaron en Copa contra el Zaragoza (tras patada por detrás a Zapater) empezó con toda una milonga escénica de oprobio e injusticia, levantando los brazos, lloriqueando y amenazando incluso con no salir del campo en señal de duelo por tamaña afrenta. Eso sin contar con las carreras en trance hacia la banda al anotar penaltis injustos con las manos en señal surfera.

Pero volvamos a O´Neill que los otros ya tienen lo suyo (sobretodo el piños, que supongo que seguirá sin ceder ni un 1% de sus derechos de imagen al Milán). Una de las cuestiones que te suceden con los que no te caen en gracia, es que proyectas tus reparos a todas las decisiones que el sujeto tome en cuestión. Y no sé quién demonios se cree O´Neill en el caso de Gareth Barry, que para más inri, me cae muy bien y es un pedazo de futbolista, amén de ser capitán (por ahora) del histórico Aston Villa a la postre club del que toma los colores el West Ham United desde 1895. Resulta que Barry ha ido recibiendo desde hace semanas (sino meses) ofertas formales del Liverpool por él, las cuáles han llegado a los 18 millones de libras (unos 23 millones de €, es decir, una cantidad considerable y más teniendo en cuenta como está el mercado ahora).

Lo único que ha hecho hasta ahora el antiguo manager del Celtic es torpedear ese deseo del jugador, que a diferencia de los demás culebrones del verano protagonizados por “estrellitas” (estoy pensando en Ricardo Oliveira y su impresentable comportamiento en lo que llevamos de pretemporada zaragocista) cuenta con oferta formal por escrito encima de la mesa y además por una pasta gansa por un centrocampista. El Villa ya ha fichado a Steve Sidwell y sigue rastreando opciones (suena David Bentley, pero el Blackburn le podría pagar con su propia medicina) pero mientras tanto obliga a su capitán a entrenarse contra su voluntad en las instalaciones del club.

Esta situación ha provocado muchas situaciones esperpénticas (como el enfrentamiento público entre O´Neill y Barry) pero la de ayer fue de nota: el Arsenal supuestamente habría preguntado por el inglés, lo cual no es más que un bulo extendido por O´Neill para subir la oferta económica ya que los gunners (tras la marcha de Hleb a Can Barça) a quién de verdad quieren es al donostiarra Xabi Alonso, casualmente propiedad del Liverpool. Carámbola a varias bandas que ya veremos como finaliza. Suerte para Barry. Y a O´Neill que le den dos duros por malmeter.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: