Rangers vs Celtic

Hoy a las 13:30 (CET) tendrá lugar otro duelo entre los Glasgow giants, otro Rangers – Celtic, así que el artículo está dedicado a un poco de historia de este tradicional partido que paraliza a la ciudad escocesa.

Entre todos los países del continente y por unas connotaciones u otras, podemos ser testigos de diferentes derbis a cual más apasionado. Los Barcelona-Real Madrid, Liverpool-Manchester United, Galatasaray-Fenerbahce, PSG-Olympique de Marsella, Roma-Lazio, Ajax-Feyenoord o el Boca-River y Flamengo-Fluminense en América y un largo etcétera donde la rivalidad por razón de cercanía geográfica, compartir ciudad, o trasfondo político se convierten en la excusa perfecta para arrojar más sabor a un gran partido.

Sin embargo, y pese a los ejemplos citados anteriormente, muy posiblemente uno de los partidos más esperados por todos los hinchas de toda la geografía mundial no es otro que el derbi de Glasgow entre Rangers y Celtic. Se trata de dos clubes históricos, con larga tradición en las Islas, que arrasan en las competiciones domésticas (ningún campeonato local a lo largo de Europa ha sido dominado como lo han hecho Rangers y Celtic, quiénes han ganado alrededor del 90% de los títulos disputados en Escocia desde 1890), que han llegado a finales europeas (en el caso del Celtic, esta temporada celebra precisamente los 40 años de la consecución de su única Copa de Europa contra el Inter de Milán en Lisboa), con unos impresionantes estadios, Celtic Park (60.832 localidades) e Ibrox Park (50.411 localidades), y con una base de seguidores que son legión no sólo en Glasgow o Escocia, sino también en el Reino Unido, Europa y el resto del mundo. Dos equipos que no sólo dividen la ciudad que los acoge, sino que también ha sido durante años un evento que ha paralizado la vida en Escocia e Irlanda del Norte donde la sociedad está tan afectada por el sectarismo político-religioso entre las comunidades protestante y católica.

parkhead.jpg

Esta rivalidad se suele dividir históricamente en tres fases: la tensión producida por la llegada masiva de inmigrantes católicos a Escocia tras la hambruna que asoló a Irlanda, los años posteriores a 1888 tras la fundación del Celtic (el Rangers data de 1873), y la época moderna, marcada por la decisión del Rangers de abandonar su política de fichar sólo protestantes con la llegada de Maurice Johnston en 1989, único jugador que había jugado en ambos equipos hasta el año pasado cuando el Celtic fichó a Kenny Miller. Gran parte de culpa de esta decisión descansa en el efecto del mercado a nivel europeo, ya que uno de los argumentos más utilizados contra ambos clubes ha sido el hecho de que el sectarismo les hace adolecer de cierto atractivo hacia inversores de fuera de las Islas, y por supuesto más recientemente la Ley Bosman.

La rivalidad entre Rangers (Gers) y Celtic (Bhoys) data de finales del sigo XIX cuando se fundó el Celtic FC en el East End de Glasgow por los religiosos maristas dirigidos por el sacerdote Wilfred Kerins, quién estableció una institución cuyo objetivo era un comedor para inmigrantes irlandeses. En la ciudad ya existía el Rangers, cuyo estadio se sitúa al sur de la ribera del río Clyde y que es el equipo preferido por los trabajadores de la clase obrera protestante del puerto de Glasgow (y cuyo fan más conocido es el actor Sean Connery). Las tensiones producidas por los flujos migratorios afloraron principalmente entre la población nativa protestante y los católicos inmigrantes representando ambas caras de la división sectaria. Uno de los ejemplos más recientes en el tiempo de esto fue la grabación del ex vicepresidente del Rangers Donald Findlay entonando cánticos sectarios. Sin embargo, una de las primeras mechas las instaló el astillero Harland and Wolf ya que desde 1912 se negó a contratar a católicos. Los posibles prejuicios relacionados con la política y religión llevaron incluso a que equipos de raíces irlandesas como el Dundee Harp, el Edinburgh Hibernian, o el Glasgow Celtic, intentaron ocultar sus orígenes. Estos hechos fueron muy importantes ya que suponían de alguna manera una amenaza a los propios inmigrantes irlandeses.

El Celtic se convirtió rápidamente en el favorito de la gran colonia irlandesa establecida en la costa oeste de Escocia y de amplia mayoría católica, por lo que el Rangers dirigió sus esfuerzos en hacer creer a la población local que ellos eran el símbolo del protestantismo. El primer choque entre ambos equipos fue el 28 de Mayo de 1888 que fue también el primer choque que se presenció en Parkhead. Unos 2000 seguidores vieron como los católicos vencieron por 5-2. Este derbi se ha dado a conocer por The Old Firm (La Vieja Empresa), una denominación que tiene su origen en los primeros años del siglo XX, y más exactamente en la final de Copa de 1909 cuando los clubes empezaban a dominar el fútbol escocés.

ibrox.jpg

El término se refiere a los beneficios económicos asociados con sus frecuentes encuentros, ya que en dicha final copera el choque acabó en empate, por lo que se tuvo que repetir –en ese momento no se contemplaban prórrogas-. El segundo partido, con las gradas del mítico Hampden Park abarrotadas, iba camino de repetir situación. Sin embargo, por la grada circuló el rumor de que podría estar pactado de antemano el empate para poder disputar otra repetición más, con su consiguiente beneficio económico extra para los dos equipos, y aficionados de uno y otro lado invadieron el campo. Quemaron las taquillas, e incluso atacaron a los policías. La conclusión no pudo ser más drástica: el palmarés de la Copa de Escocia cuenta con un hueco en blanco en la edición de 1909. Por ello, Old Firm simboliza la extendida opinión de que ambos conjuntos se benefician económicamente de la antipatía que se profesan. La rivalidad entre ambos es brutal, no hay duda. Pero paradójicamente fuera del campo son todo un uno. Lo negocian todo de forma conjunto, como el patrocinador de sus camisetas, los derechos de televisión o su posible ingreso en la Premier League inglesa. La antipatía que esto ha provocado en el resto de equipos escoceses es obvia.

De entre los momentos más trágicos destaca la avalancha de espectadores en 1971 en Ibrox Park, que sesgó la vida de 66 aficionados, o el derby de 1980 cuando la policía se vio obligada a cargar a caballo contra hinchas de ambos equipos. Una de las causas esgrimidas fue el alcohol, lo que ha llevado desde hace años a ubicar el horario del partido al mediodía y prohibir la venta de bebidas alcohólicas en todos los pubs de la ciudad antes y durante el encuentro.

Lo que es evidente es que la política está muy presente en ambos estadios. De entre los cánticos más tristemente famosos en Ibrox Park, es muy habitual el cántico que reza ‘Estamos hundidos en sangre feniana hasta las rodillas, rendíos o moriréis”, en alusión al Sinn Fein, partido nacionalista irlandés y rama política del IRA liderado por Gerry Adams y Martin McGuinness. Evidentemente los cánticos en Parkhead a favor de los terroristas del IRA también eran usuales. En Ibrox también se viven momentos de exaltación cuando suena la canción Simply the Best, de Tina Turner. Al final se escucha un estremecedor ‘¡A la mierda el Papa!

Uno de los pioneros en enterrar la política de no contratar a jugadores católicos por parte del Rangers fue Graeme Souness, ex de Liverpool, que fichó como entrenador-jugador en abril de 1986 e inmediatamente subrayó su intención de desmantelar una política que le había granjeado al Rangers críticas y enemistades por todo el mundo. Souness tuvo su victoria en julio de 1989, fichando a Mo Johnstone, reflejo de la nueva política del club, centrado en conseguir buenos jugadores, sin tener en cuenta la religión. El origen de Johnstone era irlandés y católico, y tras ser traspasado por el Celtic al Nantes, el Rangers acometió su fichaje. El infierno que vivió en Ibrox Park fue tremendo. Todos en Glasgow le odiaban. Unos por ser un traidor y marcharse al rival -Celtic-. Otros, por considerarle un intruso -Rangers-. Al final, terminó marchándose a EE.UU. Parece claro que se ha conseguido un gran avance, ya que jugadores católicos (Lorenzo Amoruso, Gaby Amato, Claudio Caniggia, etc.) se han convertido en ídolos de la grada de Ibrox, aunque mención aparte merece Genaro Gattuso, mediocentro del Milán, que siempre ha profesado una gran devoción por el Rangers, ya que militó allí y su novia es escocesa.

rangers-celtic.jpg

Un paso más en esta línea y uno de los datos más importantes de los noventa fue otra contratación. Se ha dado la circunstancia de que los hinchas radicales del Rangers FC han simpatizado siempre, a parte de con los paramilitares protestantes en Irlanda del Norte, con la ideología neonazi, por lo que otro hito histórico fue la contratación en enero de 1997 del primer jugador judío y suramericano (las dos condiciones a la vez) que jugó en Ibrox: el chileno-israelí Sebastián Rozental.

Como hemos visto, el derbi no escapa a los jugadores. Ambas escuadras solicitan clausulas en los contratos que impiden la exhibición de gestos religiosos en cualquier momento (por ej. santiguarse) y es que hay muchas anécdotas que afectan a jugadores de ambas escuadras por la particular idiosincrasia del Old Firm. La más reciente se vivió la pasada temporada, cuando el portero del Celtic, el polaco Artur Boruc se santiguó antes de comenzar una Old Firm en Ibrox Park. Boruc fue amonestado por las autoridades por atentar con este gesto contra el orden público. Todos los jugadores son instruidos sobre zonas de Glasgow donde no es recomendable dejarse ver. Nacho Novo, español (y por tanto, católico) y delantero del Rangers, ha visto su coche destrozado en alguna ocasión por ser considerado un traidor y ha comentado que a veces ha sido insultado por la calle. Sánchez Broto, guardameta aragonés que militó en el Celtic, tenía las lunas tintadas para no ser reconocido por los aficionados rivales.

Tengo amigos en el mundo del arbitraje, como Collina, a los que les encantaría dirigir un Old Firm. Yo no lo dudaría: si tuviera que elegir entre arbitrar a las mejores estrellas del continente en la Champions League o un derby de Glasgow… me quedaría con nuestra propia batalla de gigantes“.

Hugh Dallas, árbitro escocés tras recibir el impacto de una moneda en 1999 de los aficionados del Celtic

Hay gente que insiste en que otras rivalidades futbolísticas pueden generar tanta intensidad como los choques entre Rangers y Celtic. Bien, he estado en San Siro, en el derbi de Milán, en Barcelona cuando fue el Real Madrid, he visto el Benfica-Oporto y me he visto envuelto con el Manchester United en partidos contra el City, el Liverpool o el Leeds. Créeme, no hay nada comparable con la atmósfera de un Celtic-Rangers“.

Sir Alex Ferguson, entrenador escocés del Manchester United

About these ads

4 respuestas a Rangers vs Celtic

  1. samuel dice:

    qe cholo babay! babay lama

  2. [...] (El Glasgow Rangers) y el otro tiene seguidores católicos nacionalistas (El Celtic Glasgow). Glasgow Rangers VS Celtic Glasgow tien una historía más que [...]

  3. marcos dice:

    que gane el rangers es mi equipo favorito despues del real madrid
    aclaracion (soy argentino)

  4. Ant Vil dice:

    “aclaracion (soy argentino)” loque eres es un panoli, xddddd cuanto bobo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: